RESERVA DE BIOSFERA DELTA DEL PARANÁ (ARG.)
La RBDelta es una expresión de la Política ambiental de Estado del Gobierno Municipal de San Fernando (Provincia de Buenos Aires - República ARGENTINA) para el desarrollo sustentable de su extendido territorio de islas, en el Delta del Río Paraná, que se encuentra a sólo 40 km. del centro de la ciudad capital de la Argentina. Desde el año 2000 forma parte de la RED MUNDIAL DE RESERVAS DE BIOSFERA del Programa MaB - UNESCO.

7 nov. 2006

* Dia del Isleño: PALABRAS DEL PRESIDENTE DEL CONSEJO DE PRODUCTORES DEL DELTA - CARLOS URIONAGUENA...

AUTORIDADES PROVINCIALES, MUNICIPALES, INSTITUCIONES AMIGAS, VECINOS DEL DELTA:
Estamos aquí reunidos para festejar del Día de los Isleños establecido como tal hace 71 años, un 31 de Octubre en ocasión del Primer Congreso Isleño.
Esta es para nosotros una ocasión especial ya que en esta oportunidad y de diversas maneras han participado en la organización numerosas instituciones de todo nuestro Delta. Es menester que este esfuerzo se traduzca también en gestiones armónicas para resolver los problemas que debemos en conjunto abordar.
En el año transcurrido y merced a las situación económica, el incremento del consumo de madera y otros productos la situación general ha mejorado. También debemos reconocer que con diversos apoyos se han realizado algunas obras tales como: la balsa a la Isla 9 en Villa Paranacito, mantenimiento y mejoras en rampas de acceso a la balsa en el Río Paraná e INTA, alteos y mejoras de diques, el relevamiento aerofotográfico del Delta Bonaerense, entre otras.
A pesar de esto, es recurrente que nuestras palabras tenga que ver con necesidades insatisfechas que el Estado en sus distintas esferas debe subsanar. Esta no es la excepción.
En esta oportunidad me voy a referir especialmente al tema de Dragados. La situación por la que hoy atraviesa la navegación no registra antecedentes. El estado de ríos y arroyos es calamitoso dado su embancamiento y la presencia de obstáculos que hacen en muchos casos imposible la navegación. Esto no sucedió en forma repentina sino que es fruto de la sistemática ausencia de mantenimiento de las vías navegables, permanentemente reclamada por los vecinos de la región. La situación actual se encuentra agravada por un período de bajante en la cuenca del Plata sumada al método de mantenimiento de la Hidrovía, de descargar materiales en la propia corriente de los ríos, que no hace mas que acelerar el proceso de embancamiento aguas abajo.
Las consecuencias son muchas: chicos que no pueden ir a su escuela, lanchas de pasajeros que no pueden completar sus recorridos, daños y roturas de embarcaciones, dificultades de mantenimiento en la red eléctrica, incertidumbre ante problemas de salud, pérdida económica de los productores forestales de no menos del 15%, derivado de la merma de peso de la madera, por retrasos en el retiro desde sus costas. Todo esto esperando no tener que lamentar también victimas personales.
Esto hace necesaria e imperiosa la intervención de los Estados Nacional y Provinciales para la urgente solución de este problema.
Nuestra red de caminos, debe mejorar, crecer, tener puentes y mas balsas, pero no reemplazan sino complementan la red que forman nuestros ríos.
Para ello no solo es ineludible la realización de las obras de dragado que reclamamos sino también establecer un programa de mantenimiento para que la historia no se repita.
La madera del Delta está cotidianamente en la vida de todos, en la cama de la cual nos levantamos, en el papel del diario que leemos, en el palillo del fósforo que encendemos, solo por citar algunos. También en embalajes con los que se exportan nuestras mejores manzanas y peras, mosto y jugos concentrados, molduras, tableros y otros. Nuestra materia prima da trabajo a muchas empresas, hombres y mujeres con un tremendo efecto multiplicador en valor agregado e impuestos. Impuestos que también están incluidos en los combustibles que se consumen en el Delta, impuestos que pagan las embarcaciones y la industria náutica y naval que navega en nuestro delta; Impuestos que corresponde al Estado que al menos en parte se inviertan, en mantener la infraestructura que permitan al isleño vivir dignamente y continuar produciendo, haciendo efectiva una mejor distribución del ingreso de la que tanto se habla.
Hay otros problemas que nos preocupan:
El agua de nuestro Delta se está deteriorando, incipientemente en algunos lugares y en forma grave en otros. La contaminación producida fuera de la región nos llega desde los centros urbanos y por la actividad industrial que no cumple con normas ambientales básicas, así como por obras de saneamiento inconclusas como la que afecta la Primera Sección.
La tecnología de telecomunicaciones que hoy utiliza la red fija es obsoleta y junto con la celular ineficiente y de escasa cobertura.
La red de energía eléctrica debe seguir creciendo y aumentar su calidad y capacidad.
Para la actividad forestal y en cuanto a la Ley 25.080, debe agilizarse su aplicación plena y cumplir con los plazos de pago que prevee en el caso de los aportes económicos no reintegrables, como también diligenciar los expedientes, en forma rápida en lo que a las provincias les cabe.
En junio de 2006 por decreto presidencial se derogó el marco legal que reguló la navegación del Delta por 46 años y facultó a Prefectura para dictar nuevas normas, tal es así que con la pretensión de lograr mayor seguridad y sin consulta previa a las partes involucradas, dicha institución emitió una resolución que, de no mediar cambios, producirá un incremento en los fletes de al menos 50%; esto no lo permitiremos. Para ello se esta gestionando una audiencia con las máximas autoridades de Prefectura para abordar esta problemática.
Necesitamos que los Municipios, el CONINDelta, la Dirección de Desarrollo del Delta Bonaerense, la Reserva de Biosfera Delta del Paraná, y aquellos otros organismos que tienen un rol clave en la primera línea de gestión, trabajen en forma coordinada, aunando esfuerzos consultando a las instituciones del delta y haciendo que su tarea acerque soluciones a problemas concretos como los trámites de tierras fiscales, las exenciones al impuesto inmobiliario, dragados, seguridad, transporte, etc.
Señores, este Consejo y las demás instituciones Isleñas seguirán trabajando por su región, solo esperamos del Estado su parte, en donde, si bien algunos municipios dicen presente, sus posibilidades son limitadas e insuficientes.
Aquí debo agregar que por decisión del gobierno se ha suprimido el subsidio a los combustibles que recibía el transporte público de pasajeros. De no mediar gestiones que permitan resolver la próxima semana esta situación, las empresas de transporte dejaran de prestar sus servicios.
Por último, este año han dejado de estar entre nosotros dos destacadas personalidades de nuestra comunidad, que hicieron mucho por su desarrollo y progreso me refiero a Don Francisco BUIATTI, y Ricardo CASTAÑAGA, que junto con Horacio MENDIZÁBAL de quien se cumplirán dos años de su fallecimiento han sido lideres en esta parte del Delta. En su homenaje pido un aplauso...

0 comentarios: